Posted by : Vaig a Peu viernes, 27 de julio de 2012




Trevélez es uno de los municipios alpujarreños sobre los que más historia se conoce. Una piedra  en el monte del pueblo, con inscripciones no descifradas, posiblemente nos hable de un poblamiento anterior a la llegada de los romanos. Pero no es hasta la llegada de los árabes cuando se configura el actual Trevélez. El sistema de regadío perfeccionado por los árabes contribuyó a configurar el paisaje que hoy vemos, con cultivos en terrazas, una vega alrededor del pueblo y el núcleo de población dividido en tres barrios. Esta herencia perdura en muchos aspectos, pero sobre todo en la forma de construcción. En la época de los Reyes Católicos, y la guerra de la conquista del Reino de Granada (1482-1492), los ejércitos cristianos se adentraron en la Alpujarra, pero no llegaron hasta Trevélez. Aunque en 1492 se toma Granada, a Trevélez apenas llegaron cristianos y la población sigue siendo musulmana. En 1500 rompiendo las famosas Capitulaciones de Santa Fe, los Reyes Católicos obligan a esta población a bautizarse. De esta manera aparecen los moriscos, nombre que se designa a los musulmanes teóricamente convertidos al cristianismo, pero que profesaban su antigua religión en secreto. Las tensiones se recrudecen y finalmente estalla la cruenta Guerra de rebelión de los Moriscos (1568-1572). En Trevélez los moriscos se alzan y muchos se dirigen a la Sierra para actuar como bandoleros contra las tropas cristianas. Con la derrota definitiva de los moriscos, el rey Felipe II decide expulsarlos del Reino de Granada. Pero para evitar la despoblación del territorio se buscan nuevas personas que pueblen Trevélez. En el siglo XVII la repoblación se afianza y la vida transcurre de forma pacífica y aislada. Es a finales del siglo XVIII cuando empiezan a aparecer viajeros y exploradores en Sierra Nevada, y para ello acuden a Trevélez, lugar desde donde parten para sus viajes. Pero será en el siglo XIX cuando los viajeros románticos, especialmente los ingleses, creen un aura bucólico e idílico de esta comarca, hablando de moriscos, de leyendas y elaborando mitos que aún perduran. Trevélez es conocido a nivel internacional por la fama que le proporciona su industria del jamón. La exquisitez de dicho producto ya fue avalada por la reina Isabel II que certificó su calidad, así como la emperatriz Eugenia que lo introdujo en los menús del III imperio francés, lo que ayudó a difundir sus virtudes.


COMO LLEGAR: Autopista AP-7/E-15 dirección Murcia. Salida nº 138 ALMERÍA/GRANADA, dirección Almería. Salida nº 391 BERJA/ADRA. Continuar por la A-347 durante 26 km, girar a la izquierda por la A-348 durante 23 km, continuar por la A-4127 durante 3 km, seguir por la A-4130 durante 11 km, continuar por la A-4132 7 km hasta llegar a Trevélez.

Esta ruta de dos jornadas es clásica en nuestro grupo, aunque esta vez, tres de los componentes nunca la han realizado y son noveles en estas cuestiones, esperamos obtengan buena nota para que en un futuro puedan ser admitidos. Desde Elche el viaje es largo, son 400 km en cuatro horas, pero vale la pena. A las ocho de la tarde llegamos al Hostal Mulhacén (Tef. 958858587) que está a la izquierda de la carretera en la entrada del pueblo y a 200 metros de la plaza. Casi siempre venimos al Hotel La Fragua (Tef. 958858626) por su situación en el Barrio Alto, cerca del inicio de la ruta y por su restaurante. Al estar completo hemos tenido que cambiar.


Dejamos todos los pertrechos en el hostal y tranquilamente nos vamos paseando desde el Barrio Bajo al del Medio y de este al Alto. Patro y yo les explicamos que  este pueblo no tiene nada que ver con los del resto de la alpujarra, que son, digamos más andaluces, con sus calles engalanadas con macetas. Este pueblo es industrial y vive prácticamente de su industria como secadero de jamones de fama mundial. El tufillo que recorre las calles nos acentúa el apetito. Llegamos al restaurante La Fragua y decidimos cenar a la fresca en la terraza. Por supuesto primero jamón de Trevélez, y como postre, helado de higos. Exquisito.
1ª JORNADA 28/07/2012
ITINERARIO: TREVÉLEZ / CORTIJO PIEDRA REDONDA / CRESTA DE LOS POSTEROS / CAMPIÑUELA / RIO CULO DE PERRO / CHORRERAS NEGRAS / SIETE LAGUNAS / CUERDA DEL RESUELLO / MULHACÉN / SIETE LAGUNAS.
COMPONENTES: VICENTE, PATRO, NISIO, SANTI Y SANTIAGO.

LA RUTA: A las 06:30 horas suena la alarma. Nos aseamos, terminamos de arreglar las mochilas y bajamos a desayunar. La mayoría no tiene apetito después de la cena de anoche. Hace un día claro y despejado. Subimos con el coche al aparcamiento del Barrio Medio, que ya está concurrido de gente preparándose. Así, al regreso lo tendremos más cerca para cambiarnos y comer otra vez en La Fragua.




Desde el ayuntamiento, siguiendo las indicaciones, pasamos junto a unos lavaderos públicos para unos metros más adelante salir del pueblo por la izquierda. Enseguida tenemos a la vista las primeras terrazas de los cortijos utilizadas como eras.

El camino de herradura, siempre en ascenso, está bastante deteriorado por el paso de las caballerizas y el ganado. Es una zona húmeda con vegetación, nos acompañan y dan sombra, algunos nogales, saucos y castaños. Llegamos a la Fuente de los Burros. En estas fechas, es la única con garantías en todo el recorrido, el resto hay que tratarla.






Continuamos por el camino elevándonos entre pequeños cortijos y rampas para atravesar poco después la frondosa ribera del Barranco de la Solana.


Pasamos los Cortijos de la Piedra Redonda a la sombra de unos nogales, para luego tomar en un cruce la vereda de la izquierda que asciende en dirección oeste hacia un peñón rocoso. Al llegar arriba tenemos un bonito mirador del valle del río Trevélez con el pueblo al fondo. Enfrente al otro lado del río, la loma Peñabón y Piedra Ventana nos separan del valle de Bérchules.




Subimos una fuerte pendiente hasta la Acequia Gorda que cruzamos y una valla que protege una repoblación forestal de escaso éxito, nos cierra el paso. La abrimos y cerramos de nuevo. La vereda discurre serpenteando entre los pinos reforestados que no acaban de arraigar. Es media hora de dura subida.


Llegamos a la Campiñuela, donde encontramos una era y unas ruinas sobre la Acequia de los Posteros. Este lugar de estupendas vistas, a 2.400 metros de altitud, es zona de pastos, y hasta no hace mucho se cultivaba centeno y “papas de la sierra”. Desde este punto ya podemos ver algunos de nuestros objetivos: las Chorreras Negras y las lomas del Mulhacén y La Alcazaba.



Después de un breve descanso repostando líquidos, tomando frutas, barritas energéticas e hidratos de carbono, retomamos la marcha. El siguiente tramo, es un largo recorrido por una bonita vereda con pocos desniveles entre los pastos para el ganado, siempre con la mirada puesta en las Chorreras Negras.




Alcanzamos el Vertedero, un pequeño dique en el río Culo de Perro (2.500 m.) que nace en la Laguna Hondera y tributa sus aguas al río Trevélez. Su cauce no es muy caudaloso debido a que el calor ha derretido casi todos los neveros. En esta zona húmeda volvemos a encontrar ganado pastando. Hacemos otro receso, mientras hacemos algunas fotos.




Reemprendemos la marcha. Nos queda una hora de duro ascenso y la gran recompensa. Poco después del dique cruzamos a la otra vertiente del río y continuamos subiendo. Vemos las pequeñas chorreras en las lomas de enfrente y poco a poco nos vamos acercando a la catarata.





La vereda gira ascendiendo a la derecha para encarar de frente las Chorreras Negras. Otros años esta visión era puro espectáculo, por la cantidad de agua que caía. Hoy es mucho menos pero sigue siendo precioso.



Cruzamos el arroyo y comienza el vertical ascenso. Es abrupto, pero se progresa fácilmente siguiendo los mojones y la visible senda entre lajas y piedras. Siempre hay que subir por la derecha. En las subidas invernales se requiere buena técnica y material de alta montaña.





Sin darnos cuenta estamos a mitad del recorrido y observamos la cascada en todo su esplendor. La parte más dura ya la hemos superado y el desnivel decrece un poco haciéndose oblicuo hasta situarnos al borde de las chorreras.



Cañada de Siete Lagunas, Laguna Hondera (2.900 m.). Primer objetivo cumplido. Cruzamos a la parte izquierda del desagüe de la laguna y caminamos por el mullido césped de los borreguiles en busca de nuestra zona de acampada. Apenas queda un nevero pegado a la loma del Mulhacén. Nisio, Santi y Santiago caminan como flotando, impresionados por el bucólico paraje. Pese a no quedar nieve o hielo el entorno emociona.

Ya hay algunas tiendas montadas pero nosotros lo haremos más tarde. Mientras, vamos a refrescarnos, abastecernos de agua para que las pastillas hagan su efecto y comer acompañados por unos merecidos tragos de vino del “agüelo”. Descansamos y comenzamos el montaje de las tres tiendas. Unas nubes que vienen del Mulhacén comienzan a cubrir el cielo y sopla un aire más fresco. Esto no estaba previsto. Llega gente a caballo. Se apean para que abreven los animales y luego emprenden el regreso. Cesa el aire y las nubes comienzan a abrirse. Alguna gente que baja de la cumbre nos dice que la cosa se ha puesto fea con el aire frío. Colocamos alguna prenda de abrigo, agua, barritas e hidratos de carbono en las dos mochilas de ataque y prácticamente sin peso emprendemos la subida.


A cincuenta metros a la izquierda de nuestro campamento, entre un enorme canchal, tenemos el zigzagueante comienzo de la senda, que en varias y pronunciadas rampas nos eleva hasta la Cuerda del Resuello. Las vistas comienzan a ser espectaculares. La visión completa de la Laguna Hondera con nuestras minúsculas tiendas a  nuestros pies, quitan el hipo.




El cielo está despejado, el aire ha cesado y la temperatura es agradable. La Cuerda del Resuello nos eleva sin darnos tregua junto al tajo de la Cañada de Siete Lagunas, proporcionándonos panorámicas cada vez más completas de casi todas las lagunas que aún tienen agua.





Ahora van comprendiendo el porqué del nombre río Culo de Perro. La Laguna Hondera, a esta altura, se asemeja a la figura de un perro, que tiene el desagüe donde se inicia el río, en el culo de la imagen.


Nos acercamos a la cumbre, que en estos momentos está abarrotada. El amojonado sendero vira a la izquierda para enfilar en línea recta, convertido en camino hasta el mismo punto geodésico, situado encima del nicho donde está la imagen de la Virgen de las Nieves.  Es la vez que más atiborrado de objetos variopintos lo he contemplado, hasta una bandera española ondea sobre él.





Mulhacén (3.482 m.) techo peninsular. Hacemos turno para fotografiarnos. Los tres noveles están asombrados y cansados, pero lo han conseguido. El tajo de más de seiscientos metros desde la cumbre a la Laguna de la Mosca es escalofriante, con el Barranco que continúa hasta Güejar Sierra.





Nos vamos relajando y nos sentamos apartados un poco de la cumbre, a tomar alguna barrita energética contemplando las bellas vistas a la Laguna de la Caldera, con el Veleta y el Cerro del Caballo en el fondo.




Comenzamos el regreso. Deshacemos plácidamente el sendero de la Cuerda del Resuello que ahora no aprieta. Vamos bien de tiempo y volvemos a deleitarnos contemplando las hermosas vistas de la Cañada de Siete Lagunas.


En la Laguna Hondera nos aseamos un poco, refrescamos los pies y nos colocamos más ropa de abrigo. El sol se va escondiendo detrás de las lomas dando una luz especial al entorno. Tratamos agua para el día siguiente y comenzamos a cocinar la pasta para la cena. En una gran piedra plana, a modo de mesa, damos cuenta de nuestras viandas y de una botellita de buen vino que Santi traía escondida. Un poco de cháchara y a las tiendas. Como siempre digo, yo nunca  duermo en una tienda de campaña, pero siempre amanezco descansado y relajado.



CIRCULAR: NO. RECORRIDO LINEAL.
AGUA EN RUTA: SI. PERO DADA LA PRESENCIA DEL GANADO EN TODA LA RUTA, ES PREFERIBLE TRATARLA CON PASTILLAS POTABILIZADORAS O POR OTRO MEDIO.
DISTANCIA: 13,730 KM.
TIEMPO: 07:24 HORAS.
ALTURA MÁXIMA: 3.482 M. (MULHACÉN)
ALTURA MÍNIMA: 1.476 M. (TREVÉLEZ)
DESNIVEL POSITIVO: 2.186 M.
DESNIVEL NEGATIVO: 181 M.
DIFICULTAD: ALTA. HAY QUE SUPERAR UN DESNIVEL DE MÁS DE 2.000 M. EN UNA JORNADA, CON EL PESO DE LA MOCHILA, EN EL PRIMER TRAMO.



2ª JORNADA 29/07/2012
SIETE LAGUNAS/LA ALCAZABA/SIETE LAGUNAS/ TREVÉLEZ
ITINERARIO: SIETE LAGUNAS / LOMA CULO DE PERRO / MOJONES Y SENDA A MEDIA ALTURA / SIN RODEAR LA LOMA IR BAJANDO / CONTINUAR MOJONES POR LA COTA BAJA HASTA LA CUMBRE DE LA ALCAZABA / SENDA AL PUNTAL DE LA CORNISA / PEÑÓN DEL GLOBO / LOMA CULO DE PERRO / SIETE LAGUNAS / CHORRERAS NEGRAS / DIQUE DEL VERTEDERO / TREVÉLEZ.



LA RUTA: La noche ha sido tranquila, la temperatura no ha bajado mucho y el aire apenas ha molestado. Nos cuesta salir de la tienda, pero hay que hacerlo. Fuera esta amaneciendo y el sol  avanza con rapidez, pese al frescor matinal hace un día precioso. Hago unas fotos mientras salen los demás.


Encendemos el infiernillo y calentamos un buen cazo de agua para diluir unos sobres de Nescafé y leche condensada. Tenemos un buen surtido de galletas y pastas donde elegir. Después del suculento desayuno entramos en calor y preparamos las dos mochilas de ataque para la subida a La Alcazaba. Dejamos las tiendas montadas con las mochilas dentro.



Iniciamos cruzando el desagüe de la Laguna Hondera, el comienzo de la senda es muy visible por detrás de unas tiendas. Superamos una pequeña elevación, un arroyo y nos dirige hacia la parte más baja del inicio de la Loma Culo de Perro. Unas cabras se sorprenden al vernos.


Continuamos ascendiendo cómodamente por la loma, teniendo de frente el comienzo del Peñón del Globo. Patro y yo vamos muy atentos, puesto que hay varias sendas a diversas alturas y no todas buenas; en subidas anteriores alguna de ellas nos ha hecho perder mucho tiempo.



Mientras, nos vamos acercando al Peñón, ganando altura fácilmente, vemos los pequeños neveros que quedan en la loma del Mulhacén y que ayer pasamos por arriba de ellos. Tenemos otra visión distinta y lejana de la Laguna con nuestras tiendas acampadas.


En la base pedregosa del Peñón, antes de iniciar la subida, unos mojones nos dirigen hacia la derecha, rodeándolo y evitando su ascenso. Seguimos a media altura dando la vuelta hasta situarnos a mitad de la gran vaguada debajo de La Alcazaba, donde en invierno se forma una gran pala de nieve.


Los mojones continúan guiándonos haciendo más suave la subida hasta la loma. Una vez en ella, vemos claramente la senda que viene desde el Puntal de la Cornisa hasta la cumbre. Ahora solo nos queda salvar un fuerte repecho y conectar con ella a muy pocos metros de la cima. Creo que ha sido una de las subidas más sencilla y directa que he realizado a esta cumbre.




La Alcazaba (3.371 m.) tercera máxima altura de Sierra Nevada y quinta de la Península. Pese a su imagen agreste contemplada desde su cara norte, su acceso por este lado es muy sencillo, por ello casi nunca se plantea como una ascensión directa, pero si está incluida en los grandes recorridos.





Tenemos una visión distinta de la Laguna de La Mosca pero igual de impresionante; arriba, la loma del Mulhacén nos muestra su cara más abrupta y salvaje, que por la difícil travesía del Canuto enlaza con esta cumbre.






Nos extasiamos contemplando las hermosas vistas en un precioso día totalmente despejado. Tomamos frutas, barritas y nos hidratamos un poco, queremos reservar agua para la bajada que será soleada.


Decidimos hacer el regreso por la senda clásica, Puntal de la Cornisa (3.311 m.), Peñón del Globo (3.288 m.) y Loma Culo de Perro. Desde el Puntal tenemos unas bonitas vistas de la Cañada de Siete Lagunas y el agreste peñón del Mulhacén. Aquí se inicia una bajada hasta la Laguna Altera, que cruzando toda la cañada llegaríamos a la Laguna Hondera, pero Patro no quiere oír hablar de ello. Luego, siempre en descenso, continuamos entre sendas y tramos de lajas hasta  nuestro campamento.





Ya no queda casi nadie acampado y han llegado algunas cabras. Comenzamos la difícil tarea de desmontar las tiendas y ordenar las mochilas grandes sin que decaiga el ánimo por dejar un paraje tan bucólico.










Pasamos al otro lado del desagüe y por la izquierda comenzamos el descenso por las Chorreras Negras. Con mucho cuidado puesto que nuestras espaldas todavía no se han acostumbrado al peso de las mochilas y la senda es vertical. Volvemos a contemplar la hermosa cascada.


Pasamos el Vertedero y nos alejamos del río Culo de Perro. Entramos en la parte más suave de la Campiñuela y vemos pastores con caballos que han subido el ganado bovino a pastar en este amplio paraje. Hay muchos becerros nacidos esta primavera con sus madres, algunos grupos invaden nuestra senda y tenemos que esquivarlos con precaución.



A partir de la Acequia de los Posteros el desnivel de bajada se acentúa considerablemente. El tramo entre los pinos raquíticos se hace más duro porque no dejan correr el aire y el calor se hace un poco bochornoso. A llegar al mirador, la vista de Trevélez ya no nos dejará.




Pero aunque lo tengamos a tiro de piedra, la vista engaña, hay más desnivel que distancia. Pasamos los Cortijos de la Piedra Redonda, donde un macho cabrío se ha subido al tejado buscando un sitio más fresco. Parece que ya tocamos el pueblo con las manos.





Al llegar a la Fuente de los Burros su agua fresca nos alivia casi tanto como el saber que estamos a pocos minutos del pueblo. En el abrevadero volvemos a refrescarnos, cruzamos el arco y callejeando llegamos a aparcamiento.

Todos estamos contentos. A unos pasos tenemos una fuente, nos aseamos y cambiamos de ropa; nos deshacemos de las mochilas, palos y botas, dejamos cargado el coche. Con parsimonia, ¿cansancio?, nos dirigimos hasta el restaurante La Fragua. Esta vez sí comemos arriba, en un rincón donde corre una agradable brisa. Sin prisas, mucha verdura y buen yantar, postre y café. Y un poco más tarde, el regreso a casa. Patro se siente eufórico y quiere dar sobresalientes a los novatos, yo prefiero esperar y hacerlo con calma.



VER RUTA EN WIKILOC: 

CIRCULAR: NO. RECORRIDO LINEAL.
AGUA EN RUTA: SI. LA FUENTE DE LOS BURROS, A MEDIA HORA DE TREVÉLEZ. LLEVAR PROVISIÓN.
DISTANCIA: 15,700 KM.
TIEMPO: 05:32 HORAS.
ALTURA MÁXIMA: 3.371 M. (LA ALCAZABA)
ALTURA MÍNIMA: 1.476 M. (TREVÉLEZ)
DESNIVEL POSITIVO: 527 M.
DESNIVEL NEGATIVO: 1.973 M.
DIFICULTAD: ALTA

{ 5 comentarios... read them below or Comment }

  1. Muy bonita, amena y detallista, tu descripcion de la excursion. Me ha gustado mucho. Ha sido como volver a sentir las sensaciones de los momentos vividos: el cansancio de las piernas, el placer de el aire fresco en el cuerpo, el frio de la noche, el espectacular circo en el que colocamos la tiendas, el agua muy fria, el calor del sol en el cuerpo, las vistas desde los lugares altos....... En fin, me ha llenado de placer el recordar cada momento vivido. Gracias Vicente.

    ResponderEliminar
  2. Muy chuli, papito!!
    Enhorabuena a los valientes, sobre todo los nuevos!

    A ver cuando llega mi oportunidad!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Muy chuli papito!
    Enhorabuena a los Valientes!
    Espero mi oportunidad.

    Besis

    ResponderEliminar
  4. santi aix : para mi fue una experiencia muy grata y me he demostrado mi capacidad de sufrimiento personal en algunas etapas de la ruta, me ha gustado conpartirlo con el equipo que tampoco iba sobrado de fuerza.Pero con vosotros me iria ala montaña mas alta que encontreis en vuestras rutas.gracias amigos

    ResponderEliminar
  5. Buscando información sobre Trevélez y Siete Lagunas he dado con esta crónica.
    Nosotros estuvimos hace 3 semanas. No llegamos a 7 lagunas, la luz se hizo corta.
    Haré mi crónica y pondré un enlace a ésta, para más información.

    Buen día

    PAQUITA

    ResponderEliminar

Entradas Más Visitadas

Patrocinadores:

Retales Design. Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Vaig a Peu - Buscando Nuevos Senderos -Metrominimalist- Template by Johanes Djogan - Blog Designed by Díez Pérez - Gráfico&Web -