SIERRA DE LA TAJA Y MONTE COTO DESDE LAS ENCEBRAS.

El Monte coto es declarado Paraje Natural Municipal el 23 de marzo del 2007. Está situado en la sierra del Reclot y abarca una extensión de 2.400 ha, extendiéndose por los términos municipales de Monóvar, Pinoso, Algueña y La Romana. En Monóvar tenemos un área de 760 hectáreas. En el Paraje Natural Municipal Monte Coto habita una gran diversidad de fauna vertebrada e invertebrada. En relación a la vegetación del Paraje, la cual engloba una gran biodiversidad, podemos matizar sobre todo, la presencia de bosques de encinas y pinos, señalando algún individuo como árbol monumental, el gran oxicedro (Juniperus oxicedrus), situado dentro del recorrido PR-VC 166. Entre los matorrales arbustivos hay predominancia de coscojas, lenticos aladiernos y espantalobos, también nos encontramos el Bupleurum gibraltaricum (adelfila) entre otros. Espartales en las laderas más soleadas y en las zonas umbrosas los lastonares, que suelen estar acompañados por hermosas orquídeas y otras plantas bulbosas. Las principales especies del matorral que se pueden observar son aromáticas, como los romeros, tomillos, rabogatos, zamarrilas y lavandas, junto a éstas las pinchosas aliagas y como no, las bonitas jaras y jarillas, que alegran el camino del visitante. Entre las aves halladas, destacan los majestuosos vuelos de las rapaces diurnas asociadas a medios de naturaleza rocosa, el águila real, el águila culebrera europea, el águila calzada, el gavilán, el azor, el halcón peregrino, el busardo ratonero y el cernícalo común. En cuanto a los anfibios, se presentan varias poblaciones de sapillo moteado, sapo de espuelas, sapo partero y sapo corredor. En los paseos soleados podrás contemplar los reptiles más comunes, como el lagarto ocelado, la lagartija coliroja, la lagartija colilarga, la culebra de escalera, la culebra de herradura y la culebra bastarda. Como patrimonio natural, en el Paraje se encuentran varias caleras y carboneras. El entorno es idóneo para el disfrute y el estudio de la naturaleza, respetando, cuidando y valorando su importancia vital como parte de nuestro patrimonio. Déjate impregnar de la mágica belleza del medio que te rodea y conecta tu relación con el planeta de forma sostenible y comprometida, donde el ser humano y la naturaleza convivan en total armonía.
viernes, 1 de noviembre de 2019
Posted by Vaig a Peu

LA CRUZ DE LA MUELA POR EL BARRANCO DE LO PINA Y LA SENDA DE LAS MINAS.

La Cruz de la Muela es una cruz de término, como otras tantas en Orihuela, situada en la emblemática cima a 464 m. No se sabe si originariamente fue construida en tierra y luego subida al monte o si fue labrada de un frondoso olivo, ya en la cima. Se ha relacionado con el dominico santo valenciano Vicente Ferrer, quien en un sermón, a su paso por Orihuela en 1411 (las crónicas sitúan el 26 de febrero de 1411 la llegada de San Vicente Ferrer a Orihuela), pudo haber dicho: Que si querían liberarse de la estancia de los demonios que habitaban esta elevada montaña, deberían colocar allí el soberano estandarte de la Santísima Cruz. No obstante, debemos esperar a 1715 para datar una primera cruz de madera. El historiador J. Montesinos, en los albores del siglo XIX, da cuenta de la costumbre de acudir el sacristán mayor de la Catedral el día de Pascua de Resurrección a bendecir los términos al pie de esta cruz, colocando palmas benditas en las tres anillas que la misma ostentaba. El hombre y el tiempo destruyeron el símbolo en más de una ocasión. El beato oriolano Inocencio Carretero propuso en 1910 la fabricación de una gran cruz de hierro, que desapareció durante los años de la guerra civil. En 1942 volvió a colocarse, de hierro. El 2 de enero de 1985 fue aserrada por incontrolados y reconstruida por fervor popular. En la actualidad la cruz tiene una alzada de 14,80 metros por casi 8 de brazos, y está sostenida por una peana de cemento de 1,60 metros.
miércoles, 30 de octubre de 2019
Posted by Vaig a Peu

SIERRA DE LOS VILLARES, MURCIA

El Valle, como espacio natural cercano de los murcianos, es una franja de sierra prelitorales al sur de Murcia. Modelan, vertebran y definen este territorio varios valles, de cauces mayoritariamente secos, aunque, en algunos tramos, con agua circulante de forma intermitente: Rambla del Cigarrón, Rambla del Puerto, Rambla del Valle, Barranco del Sordo, Rambla de los Serranos, las ramblas de Los Villares y Rambla del Garruchal. Se da la peculiaridad que, en El Valle, cualquier roca o monte elevado de la vertiente norte es un buen mirador a la ciudad de Murcia y su Huerta. Así que, desde improvisada o existente atalaya, son espectaculares panorámicas y atardeceres. También concurren en El Valle numerosos vestigios de la historia de la Región y ciudad de Murcia, son los restos de un santuario íbero, basílica tardorromana, fortalezas árabes y fortificaciones de la Guerra Civil Española (trincheras y casamatas o nidos de ametralladora). Es decir, que como se ha relacionado, puede disfrutarse de paisaje e historia, además de naturaleza y en concreto, de flora y vegetación, en cada mañana, tarde o día completo en el Parque Regional, solo bastan unas pocas horas y algo de atención a cada paso.
sábado, 26 de octubre de 2019
Posted by Vaig a Peu

LA PEÑA DE ORIHUELA (LEJA MILLAMÓN) DESDE EL RAIGUERO DE LEVANTE.

La sierra de Orihuela está situada entre el límite meridional de las provincias de Alicante y el extremo oriental de Murcia y pertenece a la comarca del Bajo Segura. La altura máxima es de 634 m. de altura en su punto máximo. Se encuentra enclavada dentro del dominio bético. Junto con la sierra de Callosa forma una alineación montañosa compuesta por bloques de calizas dolomíticas del triásico, que emergen aisladas en medio de la llanura aluvial. Sus formas son abruptas y muy fragmentadas. Desde la antigüedad, estos montes han sido objeto de la actividad minera, siendo frecuentes los pozos y galerías que todavía podemos encontrar. Fundamentalmente, junto con algunas explotaciones de yesos y calizas abandonadas en la actualidad, se extraían minerales de hierro y en unos pocos lugares oro nativo. Toda la sierra presenta numerosas oquedades, abrigos y cuevas de desarrollo variable, lo que le confiere al abrupto paisaje una cierta singularidad y belleza geomorfológica. Toda la zona está sometida a una elevada insolación en los meses de verano. Este factor, junto con las escasas precipitaciones, dificulta la existencia de fuentes y cursos de agua permanentes. Algunos de sus picos son el Pico de la Cruz de la Muela (466 m.), Pico del Cuervo, Pico del Águila y la Peña de Orihuela (634 m.). Entre su flora destacan manchas de pinar de repoblación y abundantes especies rupícolas con algunos endemismos. Algunos de ellos son el Pinar de San Cristóbal, el Pinar de Bonanza o la falda y ladera trasera de la sierra. Algunos de los principales endemismos de flora de la sierra de Orihuela son: Sideritis glauca Cav. (Rabo de gato de Orihuela), Periploca laevigata Aiton subsp. Angustifolia (Labill.) Markgraf (Cornical), Centaurea saxicola Lag, Lafuentea rotundifolia Lag., Genista valentina (Willd. ex Spreng.) Steud. subsp. murcica (Coss.) Existen a lo largo de dicha Sierra varias microrreservas de flora autóctona de gran importancia. Esta Sierra está declarada Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).
domingo, 20 de octubre de 2019
Posted by Vaig a Peu

LAS LAGUNAS DE RABASA.

El paraje de las Lagunas de Rabassa esta situado al noroeste de la ciudad de Alicante, próximo al término municipal de Sant Vicent del Raspeig. Se encuentran distribuidas entre el Fondó de Piqueres, el Hondón Bueno, el Toll, la Torreta, y rodeado por El Plá de lo Boix, els Margefons, el Fondó de lo Plater y la Rabassa. La depresión esta rodeada de una serie de pequeñas lomas que no superan los 100-120 metros de altitud, al sur encontramos la Lloma Alta dels Galls, el Monte y la Lloma de l´Espart esta última en serio proceso de desaparición. Al este la meseta de Rabassa y del Plá de la Cova y al oeste una serie de pequeñas lomas que se extienden hacia las Atalayas, muchas de ellas formadas por cúmulos de restos de la actividad minera. Hacia el noroeste cerraría la cuenca la Serreta Llarga. El paraje formaría parte de un sistema mayor en torno a la sierra de Fontcalent donde encontramos margas, arcillas o yesos en una morfología similar donde se alternan los glacis sedimentarios fácilmente erosionables con pequeñas depresiones donde se crean lagunas y charcas. Así pues podemos encontrar pequeñas lagunas en la zona Rebolledo-Fontcalent, La Alcoraya, el Saladar, Fondó de lo Plater, Fondó Bueno o Fondó de Piqueres. Las lagunas de Rabassa están formadas por tres lagos pseudo-naturales de unos 30.000m2 de lamina de agua la laguna grande situada mas al norte, 8.000m2 la intermedia y 20.000m2 la situada mas al sur todas orientadas dirección SW-NE y con una profundidad de hasta 20 metros y otras dos pequeñas lagunas naturales y charcas de menor tamaño distribuidas por las zonas mas bajas y erosionadas de la depresión. Un paseo por las lagunas nos muestra un ecosistema único, un paisaje semiárido casi desértico, de una importantísima riqueza geológica donde aparecen afloramientos prebéticos del triásico, jurásico o cretácico de hasta 200 millones de años de antigüedad. La zona también tiene una importancia Paleontológica y ya desde 1917, el catedrático Daniel Jiménez de Cisneros, comenzó los estudios de restos fósiles de distintos periodos entre los que destacan buenos ejemplares de ammonites y equinodermos. La presencia de minerales es de destacar encontrándose buenos ejemplares de celestina. Una tierra abandonada que dejo de ser cultivada expuesta a la erosión brutal donde aun sobreviven algunos almendros, oliveras, algarrobos o higueras salpicados de palmeras, eucaliptos y algún pequeño pinar. Mineralógica En las lomas encontramos vegetación que va desde resquicios del espinar alicantino al espartal y según bajamos de cota encontramos restos de escobillar, tomillar y pastizal con especies endémicas y protegidas hasta encontrar el cañizar y el tarayal de las orillas de las lagunas. Entre la fauna podemos encontrar reptiles y anfibios propios de este ecosistema, ratones de campo, erizos morunos, murciélagos, conejos, liebres o musarañas con cierto grado de protección, hasta algún zorro de paso. Entre los invertebrados existe una gran variedad de insectos y arácnidos, siendo fácil encontrar mantis religiosas, libélulas, alacranes o raras mariposas. Pero es entre las aves donde podemos encontrar la mayor variedad, especies nidificantes o de paso que van desde el martín pescador, zampullín común, garza real, chotacabras cuellirojo, alcaraván, alondra, mosquitero, alcaudones, gaviotas, vencejos, mochuelos, aguiluchos o cernícalos.
sábado, 19 de octubre de 2019
Posted by Vaig a Peu

LA SERRA DE SEGARIA DESDE BENIMELI.

La Sierra de Segaria es uno de los dos elementos naturales que marcan la personalidad de El Verger junto con el río Girona. La Sierra de Segaria es una alineación montañosa bética que se extiende de NE a SO y una barrera física que separa El Verger de Benimeli y Beniarbeig. La sierra es compartida por las tres localidades anteriores, y también por las de Denla y Ondara. La singularidad de este bonito paraje de 94.000 m2 de extensión es que tiene un vértice geodésico de tercer orden en el pico de Segaria, de 506 metros sobre el nivel del mar y rica en patrimonio natural y cultural. Prueba de eso son los distintos parajes, cuevas, simas, cimas, fuentes, etc., que se pueden encontrar en la sierra. La longitud total de la Sierra es de 6 km, tiene una cresta más alta en el centro y dos sectores destacados: el occidental es el más extenso, ya que ocupa el 58% del total, y el oriental completa el 42% restante. La sierra se divide en partes iguales entre la grandiosidad de las paredes rocosas de la sierra con sus caprichosas formas y diseños y el magnífico paisaje que nos ofrece una panorámica del Rio Girona y la Vall de Gallinera, así como el parque natural de la Marjal de Pego-Oliva. La altura más grande de la montaña en el término de El Verger llega a los 459,6 metros y el punto más conocido es la “Penya Roja” situada a 251 metros de altura sobre el nivel del mar. Se trata de un lugar muy característico, de un hito paisajístico, para todos los habitantes del Verger así como de las localidades vecinas. Por la Sierra de Segaria discurre el sendero PR-CV 415, el sendero local SL-CV 109 que junto con el nuevo sendero local promovido por el Ayuntamiento de El Verger conectan todos los espacios naturales de la sierra. Estos senderos son utilizados por los visitantes para acceder a las diversas cuevas, simas, cimas, asentamientos, o simplemente para hacer senderismo. La Sierra de Segaria es un paraje natural de altísimo valor cultural, paisajístico y protegido mediante las declaraciones de LIC Valls de la Marina y protección ZEPA Montañas de la Marina.
sábado, 12 de octubre de 2019
Posted by Vaig a Peu

LOS CHAPARRALES.

El Paisaje protegido Serra del Maigmó y del Sit, es un complejo montañoso situada en una región biogeográfica de alto valor, ya que juega un papel importante en la conectividad entre la parte montañosa de sierras diánicas del norte y las sierras del sur de Alicante. Esta característica hace que exista una zona de transición entre dos sectores biogeográficos muy diferenciados el setabense y el alicantino-murciano favoreciendo la existencia de mayor diversidad florística. Factores ambientales como la litología, edafología y climatología hacen que haya una mayor presencia de diferentes tipos de hábitats, por lo que permite una rica existencia de fauna y flora. El tipo de relieve del Paisaje Protegido del Maigmó y del Sit condiciona a que hayan zonas en las que el régimen de precipitación este entre los 350-600 mm/anuales, por lo que corresponde a un ombrotipo seco y a un termotipo mesomediterráneo. Con estas características climáticas hacen del Paisaje Protegido del Maigmó y del Sit estén incluidos en dos subsectores como el subsector Ayorano-Villenense que pertenece al sector setabense y a la provincia corológicas iberolevantina. Y el subsector Alicantino, que pertenece al sector Alicantino-Murciano y a la provincia corológica Murciano-Almeriense. Estas características hacen que este espacio protegido forme un nucleo de vital importancia para los diversos hábitats y especies de flora y fauna. En la actualidad hay 231 tipos de hábitats, 80 en la comunidad valenciana y 15 de ellos  se encuentran en el Paisaje Protegido del Maigmó y del Sit. La vegetación potencial de la mayor parte del territorio que ocupa el Paisaje Protegido de la Serra del Maigmó y Serra del Sit era el Carrascal. Sin embargo, si a las condiciones climáticas actuales le añadimos la continua degradación que ha sufrido la encina (carrasca), árbol que históricamente ha poblado la España seca, nos encontramos con una vegetación pobre y dispersa, aunque muy variada y dominada por especies de hoja perenne. En la actualidad, apenas quedan reductos de lo que antaño fueron grandes bosques de encinas, como las pequeñas agrupaciones que aún se pueden observar en barrancos del Cid, Catí, Maigmó o la zona del Carrascalet, en la sierra de l’Argüenya, lugar mejor conservada.
(https://espacios-naturales.blogspot.com/2014/11/maigmo-y-sit-el-color-de-las.html?spref=fb)
sábado, 5 de octubre de 2019
Posted by Vaig a Peu

CIMAS DE LAS TRES HERMANAS, YACIMIENTOS ÍBEROS Y LA FONT DE LA GOTA.

Situada en una posición estratégica, controlando un paso de comunicación del sur de la provincia con el Alto Vinalopó, la sierra de las Tres Hermanas se eleva a menos de tres kilómetros de Aspe. Su nombre le viene de las tres cimas alineadas de Norte a Sur que la coronan conformando una curiosa imagen. Puede ser que esta particularidad hiciera a los íberos levantar aquí una de las más interesantes construcciones de esta cultura que podemos hallar en Alicante, probablemente un templo. El yacimiento ocupa las tres cumbres y parte de las laderas. Los restos constructivos conservados son pocos pero importantes, sobretodo el templo ibérico o regía (casa de un gobernante o jefe militar) que se levanta en la lengua de tierra que desde el pico central de la sierra avanza hacia el Este. El espolón donde está la singular estructura se levanta junto al Norte de la finca abandonada. Pasando junto a unos bancales hoy baldíos, y tras superar los cuarenta metros de desnivel que separar la plataforma donde se encuentra el edificio del llano, aparecerá ante nosotros la planta del mismo que nos deja ver perfectamente la disposición de los compartimentos. Se aprecia el vano de la entrada que da a un vestíbulo o pronaos del que salen tres habitaciones paralelas. Tiene más de ochenta metros cuadrados y algunos de sus muros aún se alzan más de medio metro. El edificio es muy parecido al identificado como templo ibérico de la Illeta dels Banyets de El Campello. Por los paralelos encontrados con otros edificios, parece que es un exponente de la interactuación de las influencias mediterráneas con las culturas locales habiendo autores que le han encontrado también paralelos en la lejana Siria. Llama poderosamente la atención la vista de la sierra desde aquí, con las tres cumbres levantándose hacia occidente. No sabemos si esto pudo tener algún significado aunque la hipótesis es sugerente. Quizás algún hombre santo o sabio seguía la puesta de sol por detrás del trio de cimas cada tarde sacando conclusiones místicas que hoy se nos escapan. Otra interpretación que se le da al edificio es que pudo tratarse de una especie de palacio o residencia de un personaje principal del poblado, ya que en su excavación no se encontraron exvotos ni material vinculado al culto, sino pesas de telar, ánforas, cerámica común y restos de armas (un regatón de lanza y un trozo de falcata). De lo que no hay duda es de la relevancia y majestuosidad que los constructores quisieron dar al edificio, no solo por sus características, sino también por su ubicación aislada y preeminente. (Julio Asunción http://arqueologiaalicante.blogspot.com/2011/01/las-tres-hermanas-aspe.html ).
miércoles, 2 de octubre de 2019
Posted by Vaig a Peu

EL MORRÓN DE ALHAMA POR LAS ESCALERILLAS Y REGRESO POR EL VALLE DE LEYVA.

En la España musulmana ya se conocía el macizo de Aspuña que emergía de las vegas del Guadalentin como un primer punto de referencia. Con el aumento progresivo de asentamientos humanos y la diversificación de sus tareas, la inaccesibilidad de esta sierra dejó de ser un hecho. Junto con actividades como la gestión de los Pozos de la Nieve (desde principios del siglo XVI hasta la aparición de la primera fábrica de hielo en Lorca a principios del siglo XX), se realizaban otros tipos de actividades como el pastoreo y la tala masiva de árboles para la producción de carbón, construcción de barcos y minería, que convirtieron a Sierra Espuña en un paraje desarbolado al borde del desierto. A finales del siglo XIX, el ingeniero de montes D. Ricardo Codorníu, emprendió las labores de refoestación de cerca de 5000 has. de monte. el esfuerzo personal de este cartagenero se convirtió en una lucha de años. El resultado es el paisaje actual, donde abundan los pinos de repoblación junto a frescos y estrechos barrancos donde crecen madreselvas, fresnos, cauces y algún olmo. Hoy, Sierra Espuña es, en el ámbito europeo, un modelo de restauración hidrológico-forestal. El uso de esta sierra por parte del hombre, durante el siglo XX, ha sido intenso, pudiéndose encontrar gran número de cortijos, caseríos y poblados (El Berro, Gebas, El Purgatorio, Casas Nuevas), un antiguo hospital para el tratamiento de la tuberculosis, instalaciones militares en el Morrón o antiguas casas de labranza. La agricultura tradicional de secano, en el Paisaje Protegido de los Barrancos de Gebas, sigue siendo una actividad principal para los habitantes de dicha pedanía, y dentro del Parque, la agricultura se reduce a pequeños enclaves, en general, que se encuentran en el interior de la sierra. En el Centro Ricardo Codorníu, los visitantes pueden encontrar material divulgativo y de información general, o visitar su exposición. Los amantes del senderismo disponen de una red de caminos forestales y sendas que se encuentran cerrados al paso de vehículos. Entre los múltiples puntos de interés dentro del Parque se pueden visitar: los Pozos de la Nieve, la Ermita de la Santa, las Áreas Recreativas del Hilo y la Perdiz, el Valle de Leyva y la Casa Forestal de la Carrasca.
sábado, 28 de septiembre de 2019
Posted by Vaig a Peu

SIERRA DE SANTA ANA, JUMILLA

En pleno corazón de la sierra, en la umbría del Picacho, y junto al manantial de la Fuente de la Jarra, la Orden Franciscana eligió este singular paisaje para edificar el convento a finales del siglo XVI. Hay visitas guiadas para grupos. Al museo se puede acceder todo el año atendiendo al horario, pues también se realizan ejercicios espirituales. De las diversas estancias del convento destacan especialmente la Ermita, la Biblioteca, el Museo, el huerto y las ermitas. El convento ha acogido históricamente entre sus muros a franciscanos ilustres (San Pascual Bailón, el padre Salmerón, el beato Andrés Ibernón, el padre Juan Mancebón) y a importantes literatos (José Martínez Ruiz Azorín, José Luis Castillo Puche) que dedicaron a este convento algunos de sus textos. En sus dependencias, el Convento de Santa Ana atesora un importante, antiguo y valioso legado cultural histórico y artístico que los frailes han ido acumulando y conservando a través de los siglos gracias a donaciones y limosnas: pinturas, esculturas, manuscritos, piezas arqueológicas, fósiles y objetos de artesanía. Destacan las imágenes del Cristo Amarrado a la Columna (esculpida por Francisco Salzillo en el XVIII), el Cristo de la Reja (escultura de gran tamaño fechada a finales del XVI) y la Abuelica Santa Ana. De todas las pinturas que decoran el convento, destacan dos tablitas atribuidas al maestro del Renacimiento Juan de Juanes (siglo XVI). Hasta doce yacimientos arqueológicos se han catalogado en la Sierra de Santa Ana, abarcando desde las culturas argáricas hasta la hispano-romana. De todos ellos destaca el yacimiento de "Coimbra del Barranco Ancho", declarado Bien de Interés Cultural, y que se localiza muy próximo a la Fuente de la Jarra.La Sierra de Santa Ana acoge una extensa masa forestal de Pino de Alepo (Pinus halepensis) y una buena representación del matorral típico mediterráneo del sureste español. Podemos visitar diversos árboles singulares, como los notables pinos situados al amparo de los manantiales de la Fuente de la Jarra y del manantial de la Buitrera, los espigados cipreses del Convento, y el vetusto "Madroño de San Pascual", situado en el huerto del Convento y que al parecer fue plantado a finales del siglo XVI. Otro valor ambiental de gran interés es la fauna silvestre de carácter rupícola y forestal de la sierra. Entre las numerosas especies que podemos contemplar destacan el Águila Real, Halcón Peregrino, Águila Culebrera, y en la época de migraciones el Buitre Leonado. Hasta mediados del siglo XX existió una pareja de Quebrantahuesos, uno de cuyos ejemplares se conserva naturalizado en el museo del convento.
sábado, 21 de septiembre de 2019
Posted by Vaig a Peu

Entradas Más Visitadas

Patrocinadores:

Retales Design. Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Vaig a Peu - Buscando Nuevos Senderos -Metrominimalist- Template by Johanes Djogan - Blog Designed by Díez Pérez - Gráfico&Web -