SUBIDA AL BOLÓN

La Sierra del Bolón es una elevación montañosa del término municipal de Elda, en la provincia de Alicante, que  alcanza los 652 m. Se trata de una pequeña sierra englobada en los sistemas prebéticos que se extienden al oeste de dicha población, muy próxima al núcleo urbano. Su vegetación es mayoritariamente esteparia, con abundancia de matorrales, pero contando también con ejemplares de pino carrasco. Cerca de la cima, y sobre unas formaciones rocosas, el Centro Excursionista Eldense erigió una cruz en memoria de los montañeros fallecidos. En la ladera sur de la sierra, en la zona conocida como Peñón del Trinitario (ya que recuerda a la figura de un monje), han aparecido restos de un poblado de la Edad del Bronce, así como una necrópolis de esa época. El enterramiento más famoso se descubrió en 1975, consistiendo en los restos óseos de un niño de corta edad descansando sobre una bolsa de esparto, material que fue datado en el año 1700 a.C.. Ininterrumpidamente desde el año 1959, todas las noches del día 5 de enero una comitiva formada por voluntarios del Centro Excursionista Eldense y demás ciudadanos que deseen participar libremente, realizan un descenso con antorchas desde la cima del monte. El fuego proviene de una hoguera que se enciende previamente en lo alto de la montaña. La fila de antorchas simboliza la estrella que guio a los Reyes Magos hacia el portal de Belén, y es el preludio de la Cabalgata de Reyes que se realiza anualmente en la ciudad, como ocurre en otras muchas poblaciones de España.
CÓMO LLEGAR:Por la autovía A-31 dirección Elda, salida nº 207 ELDA SUR/MONOVAR, entrar a Elda hasta la Avenida de la Melva. Aparcar junto al IES La Melva.
COMPONENTES:VICENTE, JUANJO, TONI ALMELA, PEPE COVES, JUANITO, PACO VERDÚ, ANTONIO SOLER, PELEGRIN, CERVERA, TELE, CERVERETA,
ITINERARIO:PUENTE DE LA MELVA / CRUCE / SENDA VÍA CRUCIS / CRUZ / CIMA DEL BOLÓN / SENDA DE LOS REYES MAGOS / CRUCE / PUENTE DE LA MELVA.
miércoles, 3 de abril de 2019
Posted by Vaig a Peu

DE LA PEÑARRUBIA AL FRARE, POR TODO EL CORDAL.

La Sierra de la Peñarrubia está unida por el sector norte a la Sierra del Fraile en el Collado de Peñarrubia, creando una alineación montañosa que se extiende de NE a SO, y forma parte de las últimas estribaciones de la Sierra Mariola,  haciendo de frontera natural entre los términos municipales de Biar, Villena y Sax. La máxima elevación se encuentra en la Sierra del Fraile, en el Pico del mismo nombre con 1.044 m. de altura y en la Sierra de la Peñarrubia destacamos el Peñón con 929 m., Peñarrubia con 894 m. y Cabezo de Colomina con 877 m. Por el valle que se origina entre la Sierra de la Villa y la Sierra de la Peñarrubia discurre el cauce seco del río Vinalopó, donde en tiempos pasados era habitual su desbordamiento.
sábado, 30 de marzo de 2019
Posted by Vaig a Peu

RUTA CIRCULAR A LA FORADÁ, VALL DE GALLINERA.

El término de la Vall de Gallinera se localiza en el interior de la comarca de la Marina Alta, en el extremo septentrional de la provincia de Alicante, en el límite con la provincia de Valencia. Posee 53,67 km2 y es un municipio formado por ocho núcleos urbanos, que de Oeste a Este son: Benissili, Llombai, Alpatró, La Carroja, Benitaia, Benissivà, Benialí y Benirrama. La Rambla Gallinera ha excavado una estrecha depresión margosa cerrada al Norte por la Serra de la Safor, las de Almirante y Albureca, y al Sur por la Serra Foradada. El terreno es muy abrupto y la escarpada orografía puede apreciarse desde miradores como los del Xap o de La Carroja. La etimología del término Gallinera proviene del mote pre-romano formado por KAL (roca, peña) e INAR (obertura, agujero), por lo que el topónimo indica el referente paisajístico más destacado del valle, la denominada Penya Foradà, que es una roca horadada que forma un arco de piedra, situada en una de las cimas de la Serra Foradada, a 737 m de altitud. La Vall de Gallinera forma un valle estrecho y alargado, dividido por la rambla Gallinera, que discurre de O a E. Las montañas que delimitan el término se sitúan en el Prebético Externo, dentro de las Sierras Béticas, cuyas estructuras tectónicas tienen una dirección OSO-ENE. La mayor altitud se produce en la cima de la Serra de la Safor (1.013 m) y en el Tossal de la Creu (912 m), en la Serra Foradada. Predominan las calizas micríticas arcillosas, estratificadas con bancos margosos y calizas nodulares. La Serra de la Foradada posee un relieve muy abrupto, a consecuencia de un frente de cabalgamiento de las calizas sobre las margas. A media ladera aparecen margas blancas y azules de la facies Tap, y es en este sector donde se produce la mayor parte de la actividad humana del valle, con los núcleos de población y las innumerables fuentes que dan lugar a sistemas de regadío tradicionales. La pendiente media es muy acusada por lo que existe una erosión hídrica alta y los suelos deben protegerse mediante la construcción de bancales. En la solana, al Norte de la rambla Gallinera, los materiales son calizos y presentan pendientes elevadas con procesos erosivos destacados, con vaguadas muy encajadas en forma de uve.
miércoles, 27 de marzo de 2019
Posted by Vaig a Peu

DE LA VALL D’ALCALÁ A LA VALL DE GALLINERA Y LA FORADÁ.

En el Vall de Gallinera, concretamente en el Llombai alicantino, apenas resiste en pie el lateral de una calle. Aunque ahora se haya rehabilitado una de sus casas y alguna otra conozca vecino, hace muchas décadas que el pueblo fue abandonado a su suerte. Fue a finales de los 40, cuando la soledad se le presentaba como el mejor refugio, cuando Stefan Gregor llegó a Llombai despertando la curiosidad en los alrededores. Hombre de actitudes poco corrientes, Don Estéfano, españolizado ya su nombre, gustaba de apropiarse de huertos ajenos y, por vaya usted a saber qué motivo, dio sepultura a su automóvil  en un corral. Habitante único de Llombai, parece que Stefan intentaba dejar atrás un pasado reciente de esvásticas y brazos en alto; de desesperación, dolor y muerte que él mismo podría haber provocado. O intentaba redimir sus pecados o, lo más probable, huir de quienes lo perseguían para hacer justicia. ¿Criminal de guerra? Según la revista Spiegel, Gregor era austriaco y había sido jefe de uno de los crematorios de un campo de concentración nazi. Aún así, al día de hoy no se puede confirmar que esto sea cierto, pero su comportamiento, aunque quizás de orate, apuntaba a ello. Vivió en Llombai, pero se construyó una casa en lo alto de la atalaya rocosa de Penya Grossa, al lado de los restos del castillo de Benissili, un lugar privilegiado para vigilar los caminos y quitarle las ganas a quien pudiera querer apresarle, cosa que ya se había intentado infructuosamente. Con burros, nos cuentan, solían subirle los enseres a esa casucha, hoy convertida en refugio de montañeros. «El nazi de Llombai», como se le llama popularmente, murió sin aspavientos, pero su sombra creció aún más al hallarse en su casa unos jeroglíficos indescifrables y un manuscrito en el que se leían las palabras Kremlin y Rasputín. ¿Quién era este hombre? (David Brufal Selva) https://blogs.ua.es/mitosleyendasalicante/2012/01/18/el-nazi-de-llombai/
sábado, 23 de marzo de 2019
Posted by Vaig a Peu

POR LOS CINCO PUEBLOS DEL VALLE DEL RÍU FRAINÓS.

Penáguila es uno de los pueblos de la comarca de l’Alcoiá, situado en la vertiente oeste de la Sierra de Aitana, la villa se levanta sobre un promontorio al margen izquierdo del río Frainós. Situado a 16 kilómetros de Alcoy, 62 de Alicante y 112 de Valencia. Pueblo de los más antiguos de la provincia de Alicante (La Carta Puebla fue otorgada por el Rey Pere III de Aragón el 27 de septiembre de 1278) y en él se conservan muchos edificios en que la villa fue cabeza de señorío. Palacios como los de Fenollar y Moncada, el Jardín de Santos, el Castillo, datado del siglo VIII, las fuentes del Riuet o el Portalet y los restos de la muralla, dan cuenta de ello. Otros vestigios medievales del pueblo son la ermita de San Roque y la ermita del Calvario, donde aún se pueden reconocer los elementos característicos del gótico.El río Frainos, también conocido popularmente como río de Penáguila o de Alcoleja, es un río que nace en la Sierra de Aitana y en sus 14 kilómetros de recorrido drena las vertientes occidentales de las sierras de la Serrella y de Aitana. Es el afluente más grande del río Serpis. Este río discurre por varios pueblos de la provincia de Alicante que son Alcoleja, Penáguila y Benilloba. Su principal afluente es el río Seta.
sábado, 16 de marzo de 2019
Posted by Vaig a Peu

AL MONTGÓ PER EL BARRANC DE L’HEDRA, DESDE JESÚS POBRE.

Además de las singularidades, geográficas, geomorfológicas y paisajísticas que hacen del Montgó un entorno inigualable, desde el punto de vista geológico este relieve presenta un especial interés. El Montgó cuenta con un registro sedimentario completo de los materiales que se depositaron durante la transgresión que tuvo lugar hace unos 96 millones de años (Albiense superior-Cenomaniense), y que representa el mayor ascenso del nivel del mar de la historia de la Tierra, registrado a escala global, y que sumergió la mayor parte de la Península Ibérica bajo las aguas marinas. La Sierra del Montgó se localiza en las Zonas Externas de la Cordillera Bética, y más concretamente en el Prebético. El Montgó es un relieve carbonatado formado por rocas principalmente de edad Cretácica (entre el Albiense –hace 105 millones de años- y el Maastrichtiense –hace 65 millones de años), que se depositaron en diversos ambientes marinos. La mayor parte del relieve está constituido por rocas de edad Cenomaniense-Turoniense (aproximadamente entre 100 y 88 millones de años). No obstante, en la parte más elevada afloran calizas y margas desde el Cretácico terminal hasta el Eoceno (35 millones de años). La sierra del Montgó está formada por una potente sucesión de calizas de edad cretácica, que se inicia con calizas grises ricas en fósiles de corales y rudistas (bivalvos extintos que presentaban valvas asimétricas), depositadas en ambientes marinos muy poco profundos. Sobre éstas sigue una unidad de calizas arenosas y margas con abundantes orbitolinas (organismos marinos unicelulares que construyen una concha con forma de sombrero chino y se incluyen dentro de los foraminíferos bentónicos), que dan paso hacia arriba, y también hacia el sureste, a calizas blancas con calcisferas y foraminíferos planctónicos, depositados en ambientes marinos sensiblemente más profundos. Estas calizas blancas de aspecto masivo, forman los grandes acantilados verticales, tanto de la vertiente noreste que cae al mar, como de la sudoeste, que conforma las espectaculares paredes verticales que caracterizan esta sierra. La sucesión termina con calizas bien estratificadas del Cretácico superior. La estructura del Montgó corresponde a un sinclinal suave con flancos en los que el buzamiento no supera los 20º. Morfológicamente, representa un relieve invertido en el que los estratos se muestran horizontales o subhorizontales desde las depresiones circundantes. El rasgo geológico más destacable es la transición entre las calizas con orbitolinas y las calizas blancas, que es el registro en este lugar de la gran transgresión del Cenomaniense.
sábado, 9 de marzo de 2019
Posted by Vaig a Peu

PENYA DE LA ZAFRA DESDE EL COLLADO DE VICTORIANO.

La Serra de les Pedrisses está situada en la parte sur del término municipal de Monóver, en la Comarca del Medio Vinalopó, formando un pequeño núcleo montañoso con las sierras de la Taja, del Reclot y l’Algaiat. Se trata de una sierra cubierta de una importante masa forestal, lo que la hace muy agradable de recorrer. De esta mediana sierra, el punto geográfico más sobresaliente es la Penya de la Zafra (845 m.), un prominente peñón aislado en la parte Oeste de la sierra que a modo de atalaya se alza vigilante ante el amplio valle del Mañá; aunque su máxima altura es el Alt de la Zafra (852 m.). Su población más cercana es la Pedanía de La Romaneta, que también es término municipal de Monóver.
miércoles, 6 de marzo de 2019
Posted by Vaig a Peu

XÁTIVA: SERRA DE VERNISSA PER LA PREGONERA Y EL CASTELL PER LA SOLANA.

Castell de Xátiva. La fortaleza setabense también tuvo un importante papel en otras guerras como la de las Germanías y la de Sucesión. Los daños de los bombardeos de las tropas felipiestas en 1707, así como los destrozos provocados por el terremoto que devastó la comarca en 1784 hicieron que perdiese su importancia estratégica y que en las guerras posteriores, como la invasión francesa o las guerras carlistas ocurridas a lo largo del siglo XIX, su papel fuera casi irrelevante. La historia constructiva del castillo se origina en tiempo de los íberos y pasa por los siglos de dominación romana, visigoda e islámica hasta llegar a la época de la conquista cristiana en el siglo XIII. Las construcciones que hoy pueden contemplar tienen varios orígenes. Según zonas encontramos paramentos de tapial, de mampostería o de sillares aparejados en su mayoría en época islámica o en el siglo XIV, aunque pueden encontrarse restos constructivos romanos. Accediendo al recinto por la famosa Puerta Ferrisa, tomando a la izquierda, se sube hacia el castillo Menor del que solo quedan algunas fortificaciones perimetrales y las puertas. Han desaparecido cubiertas y dependencias. Son significativas sus dos principales torres las famosas de l’Esperó y de la Reina. Si desde el acceso caminamos hacia poniente penetraremos en los restos del Castillo Mayor. Desde el patio común o plaza de armas y pasando por las construcciones realizadas a inicios del siglo XX, se llega al recinto alto. Allí encontraremos varias edificaciones como la  capilla gótica de Santa María, erigida por la reina María de Castilla esposa de Alfonso el Magnánimo, y que contiene la sepultura del desgraciado Conde de Urgel. Cerca se encuentra la famosa Presó Fosca (s. XIV) y los restos de las estancias del Duque de Calabria, sala donde este personaje estuvo prisionero a principios del siglo XVI. Para comprender la importancia y amplitud monumental del conjunto del Castillo de Xátiva hay que decir que tuvo dos fosos dobles, 30 torres, 12 aljibes y dos capillas, siendo todo dominado por una gran torre mayor, destruida como la mayoría de las estancias y construcciones de la fortaleza en el terremoto de 1748.
sábado, 2 de marzo de 2019
Posted by Vaig a Peu

CALA DEL MORAIG, CALA LLEBEIG, LA COVA DELS ARCS Y LA FALLA DEL RIU BLANC.

Los sesenta kilómetros de litoral de La Marina que separan Dénia de Benidorm están formados por importantes acantilados jalonados de islotes y arrecifes, atravesando este entorno irrumpen en las bahías de Xábea y Altea o las playas de Calpe, pero también innumerables calas más pequeñas, como la Cala Llebeig. Los pescadores de Benitatxell usaban estas calas como pequeños embarcaderos y refugio para sus barcas. Este paisaje ha sido también escenario de desembarcos y de incursiones piratas. Por esto, se construyeron desde época medieval hasta el siglo XVIII, un total de veinte torres, castillos y fortalezas que servían para organizar el sistema de vigilancia a lo largo de toda esta costa tan abrupta. El tramo de litoral donde nos encontramos estaba vigilado por la Torre d’Ambolo, al norte, y la Torre del Cap de Moraira, al sur, pero las pequeñas calas que quedan entre ambos puntos  de vigilancia tenían que ser reconocidas diariamente. Cada mañana salía desde la Torre del Cap de Moraira un soldado, denominado “atallador”, que debía comprobar que no había ninguna embarcación enemiga escondida en la Cala Llebeig o dar rápidamente la alarma en caso de desembarco. En el siglo XIX, cuando la amenaza pirata ya había desaparecido, las autoridades seguían necesitando vigilar la actividad en estas recónditas calas, ya que eran los puntos de entrada del contrabando de tabaco, azúcar, café o armas. Por eso, entre 1829 y1836 se establecieron por toda esta costa cuarteles y casas de carabineros, como esta de la Cala Llebeig. Los carabineros formaban parte del cuerpo armado encargado de la vigilancia de las costas y fronteras españolas, y en particular del contrabando. En la Cala Llebeig desde hace años ha habido vigilancia de carabineros y, hasta hace bien poco, de la Guardia Civil con objeto de evitar el contrabando. Los laúdes y los balandros, cargados de tabaco y telas, se acercaban a los lugares más escarpados de la costa donde les esperaban hombres y bestias de carga a fin de conducir los fardos acantilado arriba para su posterior distribución.
miércoles, 27 de febrero de 2019
Posted by Vaig a Peu

RUTA CIRCULAR AL PANTANO DE TIBI.

El pantano de Tibi es el más antiguo de España en uso. Se construyó con el fin de almacenar las aguas de un río muy curioso, que nace en la Sierra de Onil. En su curso alto, este río recibe el nombre de río Verd; a partir del pantano es cuando se llama propiamente río Monnegre, ya que el cauce atraviesa un manto de calizas triásicas negras, presentando las aguas esa coloración como reflejo del lecho por el que discurre; y al llegar a la Huerta de Alicante y hasta su desembocadura en Campello, recibe el nombre de río Seco debido a su falta de agua, provocado por el aprovechamiento íntegro para los cultivos. Pero, hagamos un poco de historia. En el año 1580, los 336 hectolitros de hora y media de duración en que había sido dividido el caudal del Río Monnegre llegaron a ser insuficientes para la agricultura alicantina. Para remediar esta situación, la ciudad construyó a sus expensas un embalse entre los años 1580 y 1594. Fue levantado en el término municipal de Tibi, entre los cerros del Mos del Bou y la Cresta. Las obras siguieron el diseño elaborado por los arquitectos Jorge Fratin, Juan Bautista y Cristóbal Antonelli; en forma de pirámide invertida, con una mampostería interior de cal y canto, y un revestimiento exterior de sillares de piedra tallada. Con una altura media de unos 42 metros. La anchura del dique es de 9 metros en la base y 59 metros en la coronación y su espesor es de 33 metros en la base y 20 metros en la parte superior. La contrata del pantano fue adjudicada a los maestros Joan Torres, Gaspar Vicent y Gaspar Córdoba, quienes en 1594 habían alzado la pared hasta los 196 palmos. El coste total de la obra ascendió a 58.000 libras valencianas. Por este motivo la ciudad de Alicante quedó fuertemente endeudada, otorgando Felipe II en 1596 el beneficio de los diezmos obtenidos de las tierras novales regadas con el agua del pantano. La construcción de la presa modificó radicalmente el sistema de riegos imperante hasta la fecha. Así, el caudal correspondiente al fluir natural del río siguió perteneciendo a los descendientes de los primitivos propietarios y pasó a denominarse “agua vieja”. El agua embalsada en el pantano fue igualmente fraccionada en 336 hectolitros de la Huerta a razón de un minuto por tahúlla de tierra poseída. Esta agua era distribuida por medio de 11 acequias. Estas acequias atravesaban toda la Huerta Alicantina y se regían por un estricto cómputo horario, controlado por relojes de arena. A poco de finalizar las obras del pantano, la pared sufrió desperfecto en el año 1601 que lo mantuvo inactivo durante 3 años, viéndose obligada la ciudad a afrontar un nuevo gasto de 30.000 ducados. La presa funcionó con  normalidad hasta 1697, fecha en que padeció una nueva rotura como consecuencia de un sabotaje que la dejó inservible durante más de 40 años. Desde entonces la normalidad impera en su funcionamiento.
sábado, 23 de febrero de 2019
Posted by Vaig a Peu

Entradas Más Visitadas

Patrocinadores:

Retales Design. Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Vaig a Peu - Buscando Nuevos Senderos -Metrominimalist- Template by Johanes Djogan - Blog Designed by Díez Pérez - Gráfico&Web -