Posted by : Vaig a Peu domingo, 23 de febrero de 2014

La gruta o cueva de Niaux (en francésGrotte de Niaux) es una cueva prehistórica de Francia que cuenta con pinturas rupestres del Paleolítico Superior, en especial numerosas figuraciones parietales magdalenienses. La cueva se encuentra semioculta a media ladera en el valle de Vicdessos, cerca del pueblo de Niaux, a unos 7 km de Tarascon-sur-Ariège, en el departamento de Ariège, región de Mediodía-Pirineos



Situada frente al hábitat magdaleniense de la gruta de la Vache  En la entrada se ha habilitado un pequeño espacio de museo gráfico con un espléndido pabellón-escultura en acero cortén del arquitecto italiano Massimiliano Fuksas. Es parte del conjunto de cuevas rupestres de lo que se conoce como pintura franco-cantábrica.

Después de adentrarse unos 800 m desde el exterior, se alcanza el llamado Salón negro, una rotonda natural cuyas paredes se encuentran adornadas con un centenar de representaciones animales en un conjunto excepcional magníficamente conservado. Con una antigüedad de unos 13.000 años, estas pinturas realizadas con trazos negros representan a los grandes mamíferos de la fauna prehistórica de la región, como bisontes, caballo, ciervos y cabras montesas.

La gruta fue visitada regularmente desde el siglo XVII, como lo demuestran las muchas inscripciones encontradas en la cueva. Desde el inicio del siglo XVIII la gruta ya tuvo gran interés para los turistas de la época, quienes dejaron numerosas muescas en sus muros, aunque no se sabía que algunas de las pinturas fueran tan antiguas. Sólo en 1906, gracias al capitán Molar y a sus hijos, que hicieron un mapa de la gruta y descubrieron las pinturas del Salón negro, Niaux atrajo la atención de especialistas en arqueología que reconocieron su ocupación prehistórica. En 1907 fue investigada por H. Breuill y E. Cartailhac, pero el descubrimiento de las pinturas del Salón negro fue sólo el principio. En 1925, J. Mandeman encontró una galería con algunas pinturas negras y la llamó la Galería Cartailhac. Más tarde se estableció que las pinturas habían sido realizadas durante un largo período comprendido entre 11.500 y 10.500 años aC.

Clasificada como monumento histórico de Francia desde el 13 de julio 1911, la gruta de Niaux es parte de un conjunto subterráneo de 13 km de longitud, que también incluye la gruta de Lombrives situada en el otro lado de la montaña.

La gruta de Niaux contiene un conjunto muy rico de arte parietal que incluye la mayoría de especies propias de la fauna prehistórica de los Pirineos. Los animales se pintaron sobre todo con una materia negra, identificada como carbón vegetal o dióxido de manganeso, y algunas veces con un material rojo obtenido de la molienda de hematita.

La sala principal, que agrupa las representaciones de animales más espectaculares, se llama el Salón negro (Salon noir). La gruta también tiene signos tales como puntos o líneas de color rojo y negro, ya sean aislados sobre las paredes, o asociados con representaciones de animales. Las pinturas del Salón negro que contienen carbón vegetal han sido datadas por el método del carbono-14 y su edad se estima en 14.000 años. El bestiario representado comprende principalmente bisontes (54), caballos (29), caprinos (15), así como los ciervos e incluso pescados. la morfología de los caballos evoca a la del pottok actual, un caballo endémica de los Pirineos todavía presente en el País Vasco. La presencia de un trazo que esboza una comadreja merece señalarse ya que este animal raramente es representado en el arte parietal magdaleniense.

Varias hipótesis han sido propuestas sobre las razones de la ocupación de la gruta por los hombres prehistóricos. Parece que la gruta no era un lugar de residencia: no se ha encontrado ningún vestigio doméstico, ya sea en la entrada o en el fondo de la gruta. Niaux es también parte de una red de grutas decoradas presentes en el valle o los valles vecinos y no funcionó como lugar de habitación o morada (gruta de Bédeilhac, red de grutas del valle de Ussat, etc.). Sin embargo, grutas que hayan sido lugar de residencia también son conocidas en la región (gruta de La Vachegruta des Églises).

Los magdalenienses probablemente utilizaran dos entradas para la gruta de Niaux, una para acceder al Salón negro, y la otra para acceder a la red Clastres (réseau Clastres). El pasaje subterráneo entre las dos partes está actualmente inundado por varios sifones.

El hombre prehistórico ha debido de penetrar profundamente en la gruta para pintar: no hay pinturas parietales identificadas a la entrada de la gruta, y el Salón negro está a más de 700 m de la que se presume era la entrada prehistórica. Este último no tenía ni una función doméstica (hábitat), ni una función práctica (almacenamiento). Huellas de pasos humanos se han identificado en el suelo de la gruta. No quedan hoy día más que una docena de playas impresiones. La identificación de la talla de los pasos  también ha demostrado que los niños habrían podido penetrar en la gruta.

La gruta de Niaux está abierta al público, las visitas están estrictamente reguladas y se han de reservar con antelación, para garantizar la conservación de las obras parietales.  Está totalmente prohibido el uso de cámaras fotográficas, móviles y vídeo.El recorrido se hace en pequeños grupos de hasta 20 personas y están dirigidos por un guía: de julio a septiembre hay 11 visitas diarias, con 45 minutos entre cada grupo; el resto del año sólo hay tres visitas diarias. No hay sistema de iluminación permanente instalado en la gruta y cada grupo se ilumina con lámparas eléctricas portátiles, en un trayecto de unos 800 m hasta llegar al Salón negro, que contiene la mayor parte de las pinturas visibles. La otra parte de la cueva, la red Clastres, no está abierta a los visitantes. El recorrido, a través de dos grandes cuevas y algunos pasajes estrechos, tiene lugar en el mismo piso que recorrían los magdalenienses en su estado natural: húmedo, irregular y resbaladizo. Todas las fotos adjuntas están hechas con anterioridad.
CHÀTEAU DE MIGLOS
Su acceso está en una variante a la derecha de la subida a la Grotte de Niaux. Dada su cercanía a la cueva decidimos visitarlo también. Esto hizo que tuviéramos que acortar la ruta por el GR-10 que hicimos a continuación.

Las imponentes ruinas del Castillo de Miglos se alzan sobre un promontorio calcáreo en el valle del Vicdessos entre Niaux y Capoulet. Los vestigios actuales datan de una ejecución del siglo XIV aunque ya en el siglo XII existía una fortaleza erigida en el lugar. A mediados del siglo XIII, el señor del lugar, Arnaud de Miglos, se hizo partidario de la causa de los cátaros y les facilitó armas a los defensores de la fortaleza sitiada de Montségur.

A finales de la Edad Media, la tierra de Miglos, erigida en baronía, otorgaba el derecho de entrada a los Estados de Foix. En 1789, el castillo de Miglos (ya en ruinas) fue incendiado. Fue clasificado Monumento Histórico en 1987. Las obras de cristalización permitieron la rehabilitación del torreón en 2000 y la torre noroeste en 2003 y en diciembre 2007.

Una mesa de orientación fue instalada por la AACM, al pie del castillo en 1999 con vista sobre el valle del Vicdessos, desde el pueblo de Lapège hasta los picos rojos de Belcaire y de Bassiès, hacia el pico de Endron. Visita libre de las inmediaciones de la ciudad, perímetro de la edificación prohibido. Hay aparcamiento.



Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Entradas Más Visitadas

Patrocinadores:

Retales Design. Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Vaig a Peu - Buscando Nuevos Senderos -Metrominimalist- Template by Johanes Djogan - Blog Designed by Díez Pérez - Gráfico&Web -