Posted by : Vaig a Peu lunes, 18 de abril de 2016

Arequipa es la capital y mayor ciudad del Departamento de Arequipa, es la sede del Tribunal Constitucional y la «Capital Jurídica del Perú». También conocida como la «Ciudad Blanca». Es la segunda ciudad más poblada del Perú después de Lima, alcanzando el año 2014 los 869.351 habitantes según proyecciones del INEI. Arequipa constituye un importante centro industrial y comercial del Perú y gracias a su notable actividad industrial es catalogada como la segunda ciudad más industrializada del país; dentro de su actividad industrial destacan los productos manufacturados y la producción textil de lana de camélidos con calidad de exportación; por lo que la ciudad mantiene estrechos vínculos comerciales con ChileBolivia y Brasil; vínculos con las ciudades conectadas por medio del Ferrocarril del Sur, así como con el puerto de Matarani. La ciudad fue fundada el 15 de agosto de 1540, bajo la denominación de «Villa Hermosa de Nuestra Señora de la Asunta» en nombre del marqués don Francisco Pizarro y el 22 de setiembre de 1541 el monarca Carlos V en Cédula Real ordena que se la llame «Ciudad de Arequipa». En el periodo virreinal adquirió importancia por su sobresaliente papel económico, y se caracteriza por el fidelismo hacia la Corona Española, recibiendo títulos como «Muy Noble y Muy Leal» y el de «Fidelísima» por parte de la corona. En la historia republicana del Perú la ciudad adquiere mayor protagonismo en el campo político, siendo foco de rebeliones populares, cívicas y democráticas, y ha sido también cuna de sobresalientes figuras intelectuales, políticas y religiosas del país. En la época republicana se le otorga el título de «Heroica ciudad de los libres de Arequipa». Su casco histórico se extiende sobre una superficie de 332 hectáreas y fue declarado por la Unesco como «Patrimonio Cultural de la Humanidad», el patrimonio histórico y monumental que alberga y sus diversos espacios escénicos y culturales la convierten en una ciudad receptora de turismo nacional e internacional, en su casco histórico destaca la arquitectura religiosa virreinal y republicana producto de mezcla de características europeas y autóctonas, que constituyeron a una propia escuela estilística denominada «Escuela arequipeña» de crucial importancia en toda la región y cuya influencia llegó hasta Potosí (Bolivia). Una tradición cuenta que el inca Mayta Cápac recibió una petición de sus súbditos al llegar al valle del Chili. Éstos le solicitaban el permiso de quedarse en la comarca para poblarla, pues quedaron maravillados por la belleza del paisaje y la suavidad del clima. El inca respondió "Ari qhipay" (en quechua: "Sí, quedaos"); ésta fue la etimología que utilizó el padre Calancha y que fue traducida por J. Ignacio Gamio. Otra versión del origen del nombre de la ciudad es la del padre Blas Valera y la del Inca Garcilaso de la Vega que sostiene que el origen del antiguo nombre proviene de una antigua voz aimara, "ari qquepan", debido a que los nativos llamaban así a un caracol marino cuya concha usaban a "guisa de trompa bélica" y que en castellano significa "trompeta sonora". Otra etimología, expuesta por el quechuólogo cusqueño Juan de la Cruz Salas y Sánchez y el historiador Ernst Middendorf, toma en cuenta el hecho que la región recibió un intenso poblamiento de colonias de origen altiplánico y que el nombre proviene de la expresión aimara "ari qhipaya" o "ariq qipa", de ari (agudo, filoso o puntiagudo) y qhipaya (detrás), que significaría "detrás del pico", haciendo referencia al cono volcánico del Misti, que domina el horizonte arequipeño.


Ayer en Puno, y antes de partir hacia Arequipa a las 15:00 horas, tuvimos toda la mañana libre. Después del desayuno en el hotel salimos sin rumbo fijo, es lo bueno de tener hoteles céntricos. Al ser domingo todo está muy tranquilo. Callejeamos hasta el Parque Pino y entramos a la colorida iglesia de San Juan.

Llegamos a la amplia Plaza de Armas con sus bonitos ejemplares de pino recortados. En el frontal destaca la hermosa fachada de la Catedral de Puno.  Este templo, es un edificio colonial que fue levantado en el siglo XVII y que fue creado bajo la protección de la Virgen de la Inmaculada Concepción.


Desde uno de los laterales de la catedral nos llamó la atención la enorme estructura de un cóndor en lo alto de una colina. Vimos indicaciones en una calle y fuimos a visitarlo. Para llegar al Mirador Kuntur Wasi, término quechua que significa Casa del Cóndor hay que superar un buen número de gradas y 620 escalones.


Lo tomamos con mucha calma y vale la pena llegar. Con una envergadura de 11 metros, la construcción presenta la figura de un cóndor, ave tutelar de los Andes, hecha totalmente en metal, la cual en posición de vuelo está apoyada sobre un pedestal que simularía ser su hogar. Las vistas al Lago Titicaca son impresionantes.

Descendemos paulatinamente, buscamos un restaurante para tomar algo ligero y retornamos al hotel. A la hora prevista nos trasladan a la estación de bus Cruz del Sur, con destino Arequipa. Son 6:30 horas de viaje pero dada la confortabilidad del bus ni nos dimos cuenta. Asientos-cama, pantallas individuales y asistente para refrigerio y bebidas calientes.

Instalados en nuestro nuevo Hotel Casa Andina Classic Arequipa, esta mañana después del desayuno nos recogen para hacer una visita privada a los miradores de Carmen Alto y Yanahuara, Monasterio de Santa Catalina, Plaza de Armas, la Catedral, Iglesia y Claustros de la Compañía de Jesús. Desde la terraza del hotel tenemos una impactante vista del Misti.

Nos corresponde una agradable guía y un transfer que nos llevan en primer lugar al Mirador de Carmen Alto, para contemplar el valle del Chili y el gran cono del volcán Misti con sus 5825 m.s.n.m., que constituye un elemento fundamental y determinante de la belleza paisajística de Arequipa, convirtiéndose así en un gran recurso turístico.

El mirador de Yanahuara, conjunto de bellos arcos de sillar construidos durante el siglo XIX, es un lugar de visita obligada, pues permite admirar la bella ciudad blanca de Arequipa, teniendo una vista panorámica de sus tres volcanes (el Misti, Chachani, y el Pichu Pichu). También podemos observar escritos grabados de gente ilustre de la ciudad de Arequipa.









La iglesia de Yunahuara es una de las más representativas del arte mestizo arequipeño y entre las más hermosas de Arequipa, con una ubicación estratégica que domina todos los paisajes. Data de 1750, construida en piedra de sillar, de distinguida fachada barroca y sobrio interior. 


Continuamos caminado hacia el Centro Histórico, Arequipa es una ciudad limpia y turística con muchos atractivos, terrazas y tiendas de calidad. Entramos a la ancha y espaciosa Plaza Mayor o Plaza de Armas de Arequipa, es uno de los principales espacios públicos y el lugar de fundación de la ciudad.

Ubicada en el Centro Histórico de Arequipa, a su alrededor está la Catedral en el norte, los Portales de Arequipa al este, sur y oeste. La Iglesia de la Compañía de Jesús al sureste. La Iglesia de Nuestra Señora de la Merced al suroeste, y en el centro de la plaza una pileta de bronce.

La Iglesia de la Compañía es considerada como la mejor creación del estilo mestizo arequipeño, en la que las ordenes, cornisamientos y frontondes constituyen el marco para desarrollar la profusa decoración de la técnica aborigen. Además de contener piezas únicas del Arte Cusqueño. Es Patrimonio Cultura de la Nación, con denominación de Arquitectura Religiosa.

Los Claustros de la Compañía de Jesús se construyeron adosados al Templo en 1738. Por poco tiempo fue local del Colegio Jesuita “Santiago”, ya que luego se ordenó la expulsión de los Jesuitas en el año 1767. En 1788 a solicitud del Obispo Chávez de la Rosa, parte d los Claustros pasaron a ser hospicio de niños huérfanos.

Salimos de nuevo a la calle y entramos en algunos comercios por ver las prendas de calidad con lanas de alpaca. Pasamos por los restaurantes de Gastón Acurio, Tanta y Chicha unidos por un patio interior, para llegar al Monasterio de Santa Catalina de Siena. En este recorrido nos acompaña otra guía distinta.

El Virrey Francisco Toledo, durante su visita a Arequipa fue informado por el cabildo sobre su deseo de fundar un monasterio de monjas. Ello lo motivó a otorgar las licencias necesarias para la fundación del "Monasterio de Monjas Privado de la Orden de Santa Catalina de Siena".

Años más tarde, Doña María de Guzmán, viuda de Diego Hernández de Mendoza, mujer hermosa, rica y joven que no tuvo hijos, decide recluirse en el monasterio en construcción, cediendo para ello todos sus bienes. El 10 de setiembre de 1579 se hace la memoria y capitulación de la fundación del monasterio.

Firmada entre el Cabildo, Justicia y Regimiento de la Ciudad y Obispado del Cusco, luego de firmar el documento se entrega cuatro solares, propiedad de la ciudad, para el funcionamiento del monasterio y se nombra a Doña María de Guzmán "primera pobladora y priora de dicho Monasterio".

Pertenece a la Orden Dominica y alberga todavía monjas de clausura en una zona reservada, quienes conducen la Iglesia de Santa Catalina adyacente al Monasterio. Constituye un monumento de gran magnitud, construido sobre un terreno de más de 20.000 metros cuadrados.


Tiene tres claustros, múltiples calles y pasajes, alrededor de ochenta casas que fueron viviendas religiosas, una plaza y una pinacoteca, entre otros. Es muy apreciada su colección de más de 400 pinturas, la mayoría de la escuela cusqueña. Totalmente construido en sillar, es uno de los valores arquitectónicos de la América Virreinal.

Su estilo arquitectónico es fundamentalmente colonial, pero de naturaleza mestiza. A diferencia de otras construcciones virreinales de esta parte de América Latina, en Arequipa y especialmente en Santa Catalina, se observa la fusión de elementos españoles y nativos, a tal punto que generan una creación propia.

Sor Ana de los Ángeles falleció el 10 de Enero de 1686. No fue necesario embalsamar su cuerpo, por el buen olor que despedía. Fue enterrada en Coro del templo del Monasterio. Diez meses después, el cadáver fue exhumado y encontraron el cuerpo fresco, sin mal olor. Ese mismo año presentaron una petición para que la venerable monja pase a ser la primera Santa de Arequipa, proceso que todavía no ha llegado a su fin.

Terminada la visita fuimos directamente a los restaurantes de Gastón Acurio y elegimos el Chicha por su menú autóctono, con un Chupe de Camarones (cangrejos de río) realmente delicioso. Descansamos en el hotel hasta que nos llevaron al aeropuerto para el vuelo con destino Lima, y al día siguiente llegar a Paracas.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Entradas Más Visitadas

Patrocinadores:

Retales Design. Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Vaig a Peu - Buscando Nuevos Senderos -Metrominimalist- Template by Johanes Djogan - Blog Designed by Díez Pérez - Gráfico&Web -